Nos sorprendemos con la capacidad de los niños para la utilización de Internet cuando los vemos navegar, jugar online o usar redes sociales. Pero igual que debemos tener cuidado cuando publicamos información sobre nuestros hijos en blogs o en nuestro perfil de una red social, no podemos nunca olvidar la importancia de educarlos para que no corran riesgos para su privacidad o la de terceros.

ninos
La AEPD nos informa de que en el año 2012, el 91% de los jóvenes entre 10 y 15 años ya utilizaban Internet y solamente un 7% de los jóvenes entre 14 y 17 años declaraba no ser usuario de ninguna red social.
En el ámbito escolar, tanto el colegio como el AMPA, deben cumplir con la LOPD, debiendo prestar especial atención cuando las actividades extraescolares sean llevadas a cabo por un tercero ajeno al centro. La captación de fotos y vídeos de los niños debe realizarse con el conocimiento y consentimiento de los padres/tutores. Con el auge de las redes sociales es necesario ser muy precavidos, especialmente en cuanto a aquellas imágenes con las que se puede identificar a los niños, situándolo en el contexto del colegio o de una actividad determinada.
En cuanto a Internet, los menores deben saber que tiene tanto beneficios (obtener información, comunicarnos con nuestros amigos y familiares, divertirnos) como riesgos (contenidos no adecuados a su edad, suplantaciones de identidad) por lo que hay que enseñarles a navegar, ayudarles a distinguir los sitios que no son de confianza y que tengan claro que en Internet no todo el mundo es quien dice ser, por lo que no deben compartir datos ni fotos con desconocidos.
Es importante que conozcamos las políticas de privacidad de los espacios por donde navegan los niños, verificar las condiciones y tratamientos de los datos. En foros, redes sociales, juegos online, debemos ayudadles a registrarse y si no se informa adecuadamente sobre contenidos y tratamiento de los datos, no facilitar ni nuestros datos ni los de los niños.
El tratamiento de los datos de los menores de 14 años requiere el consentimiento de sus padres o tutores. Cuando se trate de una actividad dirigida a mayores de 14 años pero que requiera el consentimiento de sus padres, también será necesario ese consentimiento para el tratamiento de los datos del niño. En cualquier caso, siempre podremos revocar esa autorización.
Está prohibido utilizar a un menor para recoger información del resto de miembros de su familia sin el consentimiento de los titulares de esos datos. Sí podrán pedirse los datos de identidad y dirección de los padres para contactar con ellos y pedir su consentimiento para el tratamiento de los datos del menor.
En cualquier caso, toda la información dirigida a los menores deberá expresarse en un lenguaje que sea fácilmente comprensible por aquéllos.
1
La Agencia Española de Protección de Datos tiene un apartado especialmente dedicado a la protección de datos de los menores con numerosas guías y material educativo destinados a menores y adultos, al cual podemos acceder desde aquí, destacando el portal Tú decides en Internet, en el cual, a través de un cómic, se presentan a los jóvenes los problemas que pueden surgir al usar Internet, redes sociales, etc…
Rodolfo Suárez García
rodolfo@grupoiwi.com
No hay comentarios

Deja tu comentario